Ventajas de los Tatuajes en la salud

Probablemente estés pensando en hacerte tu primer tatuaje y desees investigar los beneficios de hacerte un tatuaje, aquí vamos a darte muchísimas razones positivas en la que un tatuaje beneficiara tu salud, todo con base científica extraído de estudios clínicos realizados por diversas universidades.


Tatuajes y la medicina.
Irónicamente, los tatuajes nacieron para calmar el dolor del cuerpo en los pacientes.

Aunque el primer registro que se tiene de un dibujo sobre la piel le pertenece a una momia conocida como Ötzi, se ha estudiado el origen de los tattoos, llegando a muchas conclusiones sobre su uso y popularización, por ello se cree que el arte sobre la piel nació en Egipto, lugar en el que se dieron los primeros pigmentos de henna; sin embargo, poco a poco se usaron otras técnicas y composiciones en la tinta, mismas que lograron crear formas muy similares a las actuales.


Los médicos solían usarla para tratar algunos malestares físicos como el dolor de cabeza o de articulaciones. Entonces, tatuaban sobre la piel alguna marca y la incomodidad que ocasionaba podía quitar el que ya estaba ahí previamente, esto según las creencias egipcias; y aunque suene un tanto descabellado, no lo es del todo, ya que cuando te realizas un tatuaje, tu cuerpo presenta algunos cambios, por ejemplo, pone resistencia al dolor o libera adrenalina, la cual funge como un inhibidor de ciertos malestares que puede causar una sesión de tatuajes.

Estudios que lo demuestran
Un estudio llevado a cabo por tres investigadores de la Universidad de Alabama (Estados Unidos) y publicado por el American Journal of Human Biology.

Según apunta dicha investigación, el hecho de habernos tatuado en diversas ocasiones podría ayudarnos a fortalecer nuestra respuesta inmunológica y facilitarnos así la tarea de luchar contra infecciones comunes como los resfriados.

El estudio se llevó a cabo entre un grupo de 29 voluntarios compuesto por individuos que iban a tatuarse por primera vez y por otros que repetían la experiencia. A todos ellos se les tomaron muestras de saliva antes y después de realizarse el tatuaje para medir los niveles de inmunoglobulina A (anticuerpo que actúa como primera defensa contra virus y bacterias) y de cortisol (una hormona esteroidea que se libera como respuesta al estrés).

La reducción de los niveles de inmunoglobulina A fue mucho mayor en aquellas personas que se tatuaban por primera vez que en aquellas que ya lo habían hecho antes, puesto que en el caso de estos últimos el organismo ya se había entrenado ante la agresión que supone tatuarse y, por tanto, se encontraba más preparado para combatir posibles infecciones.

Según el doctor Lynn, la respuesta de nuestro cuerpo es similar a la que experimentamos en el primer día de gimnasio, cuando aún no estamos en forma: al principio, los músculos nos duelen, pero después de más días de entrenamiento, dejan de hacerlo y terminan haciéndose más fuertes. Con los tatuajes ocurriría algo similar: el cuerpo va estableciendo un umbral más alto para nuestro sistema inmunológico y se vuelve más fuerte para sesiones posteriores.


Doctores que tatuan?

Desde su estudio en el Hospital Pedro Loza, los hermanos Michel y Jaime Vázquez, médicos de la Universidad de Guadalajara, garantizan un servicio higiénico por la esterilización al nivel de una cirugía y las estrategias para reducir el dolor en este arte corporal

Te imaginas que un médico te tatúe? ¿Puedes creer que las técnicas que emplea reduzcan el dolor y garanticen un proceso higiénico? El proyecto de Dr Tattoo lo hace y además baja los riesgos de contraer una infección y da la posibilidad de utilizar algún anestésico.


El primer estudio de tatuajes dirigido y supervisado por los hermanos Michel y Jaime Vázquez, quienes estudiaron Medicina en la Universidad de Guadalajara, está al interior del Hospital Pedro Loza, lo que facilita la esterilización de todos los instrumentos.

“Nosotros empezamos a tatuar por el gusto del tatuaje como tal, de hecho fue idea de mi hermano. Tatuábamos con técnica tradicional y fue nuestro padre, él es cirujano oncólogo, el que nos dijo que podíamos aplicar lo que hemos aprendido en las cirugías”, menciona Michel Vázquez, en entrevista con Reporte Índigo.

Tienen casi 10 años como asistentes de su papá, Jaime Vázquez, doctor del Instituto de Cancerología y médico privado.